Confía, Cree, Sueña, Haz.


La semana pasada fue súper interesante, una semana de cambio, de adaptación, de conocer gente nueva, de nuevos retos, de nuevos sueños, de mucha ilusión, pero también de cruzarme nuevamente con respuestas viejas conocidas: de que el cambio es difícil, que no se puede, que ya se intento, que no se logró. La diferencia es que éste es mi sueño.

En los últimos años he vivido rodeado de una mezcla de escepticismo y optimismo, de gente que hace que las cosas cambien, pero para lograrlo primero tuvieron que creérselo, intentaron distintas alternativas, vieron qué era viable y qué no lo era, algunos asumieron el reto de liderar no solo un equipo, sino una visión, logrando facilitar a que el resto se contagie de la capacidad de creer, de confiar, de hacer. Esa es la clave, ese es el desafío que me toca en esta nueva etapa: contagiar al resto del mismo sueño.

“Los sueños son como las estrellas, nunca los tocarás, pero si los sigues, te llevarán a tu destino”

Muchas veces nos preguntamos ¿Por qué está pasándonos ésto? y entonces buscamos en el entorno la causa de nuestros problemas, buscamos razones fáciles viendo el vaso medio vacío, creyendo que con ello será más fácil justificar la inacción, nuestra incapacidad de cambiar y/o de tomar riesgos. Veo cómo el facilismo hace que reclamemos que el resto tiene la culpa de nuestros problemas, cuando lo que debemos hacer es preguntarnos ¿Cómo puedo cambiar ésto y mejorarlo?, bueno, sólo es mirar hacia dentro de nosotros y encontrar esas respuestas. Sabemos bien de que cuando elegimos cambiamos el destino, la vida es un juego de opciones, de elecciones, y así debemos de tomarlo y de actuar para ir hacia adelante.

Se que no es fácil, que ya lo haz intentado, pero es momento de volver a levantarte, de volver a creer, de que nadie te diga que no puedes hacerlo, de que nadie te quite el optimismo, tienes que sacar lo mejor de ti y demostrarte que lo vas a hacer. Pero esto depende de ti, ya que para creer, hay que sentir la necesidad de creer. Hay muchas razones por las que uno deja de creer, es fundamental de que a uno desde niño le den la oportunidad de soñar, de imaginar como será su futuro, y los que seremos padres y los que ya lo son, sepamos que esa es una de las mayores responsabilidades que nos toca asumir, la de permitir que nuestros hijos sueñen. 

Ahora, queda claro que protegeras tus sueños y los sueños de otros?, que no permitirás que nadie te diga que no puedes lograrlo ni que tampoco se lo dirás a alguien más? Que lucharás al máximo por alcanzarlo aún cuando tus seas el único que cree poder hacerlo?, esa es la Actitud que contagiará al resto, esa es la Pasión que moverá en cadena a que el resto se una a tu visión, y no importa cuan grande sea el desafío, ni cuan pesada la carga, sabes que ahora sí todos como equipo con tu liderazgo podrán intentarlo.

Ten fe, confía, cree, sueña, haz.

Anuncios