Ideas Peligrosas de mentes brillantes


Hace unos meses empecé a evaluar distintas alternativas que me permitiesen ampliar conocimientos. Estoy cansado/aburrido/desinteresado de los los típicos seminarios o congresos de management/marketing/liderazgo/etc que no dicen nada nuevo y simplemente al seguir los hashtags en Twitter cualquiera puede confirmarlo.
Es así q empecé a buscar alternativas y tome acción, así me inscribí en un curso de programación básica en HTML en CodeAcademy, y hace una semana empecé un MOOC (Massive Open Online Course) en Coursera sobre Design Thinking for Business Innovation, pero eso lo dejaré para otros post cuando culmine los estudios. Volviendo a la búsqueda de alternativas, hace unas cuatro semanas conversando con @lilianaalvarado me pregunta: Irás a La Ciudad de las Ideas en Puebla? – la verdad q no tenía idea, y me generó curiosidad y fui al site CDI reconociendo que este no era un congreso como los que normalmente hacen en Perú, así que sin más ni más me animé y compré mi ticket de avión, mi buen amigo @JurgenKlaric me hizo el contacto con los organizadores quienes tuvieron la gentileza de invitarme y hoy les escribo desde el DF luego de volver de Puebla donde pasé los últimos 3 días abriendo mi mente y alimentando mi espíritu y corazón con todas y cada una de las inspiradoras y disruptivas charlas.

20131111-014048.jpg
Siendo sincero, a muchos de los ponentes no los conocía, al menos al 90% de ellos jamás los había visto! y eso fue lo q más me motivó, abrirme a una experiencia distinta y sin expectativas particulares, pero confirmar también que haberme alejado de lo académico x estar enfocado en el día a día me exige parar, levantar la cabeza, nutrirme y volver. Ya en México con mi buena amiga Zohe Vinasco (@zohevc) psicóloga y amante del cerebro y las neurociencias, empezó a contarme sobre sus ponentes favoritos e inmediatamente fuimos a leer sobre el resto de conferencistas.

Y nos fuimos a Puebla! muy feliz por ser atrevido, por tomar unos días de vacaciones, dejar a mi familia y de haberme subido a un avión a un lugar nuevo para mi (ese fue otro objetivo q me propuse este año: ir a un lugar fuera de Perú dónde nunca haya estado antes y no de vacaciones). Este congreso me ha abierto una serie de cuestionamientos sobre lo que entendemos por éxito, si trabajar 40 ó +50 horas a la semana será lo que nos va a dar la trascendencia, si lo que hacemos tiene un impacto positivo para miles de personas, si tenemos una historia que contar, algo que poder compartir y ayudar a transformarle la vida positivamente a alguien más, si los que estamos en el marketing estamos haciendo lo correcto, si creer que hablar sobre redes sociales es lo trendy y dejar de pensar que debemos buscar la cura al cáncer, o darle calidad de vida a los que no tienen agua potable, o que aún existe esclavitud en nuestros países, sí, en Perú también hay esclavitud, pero no la imagen que tenemos de las películas, sino de niñas explotadas sexualmente en las zonas de la minería ilegal por ejemplo. Estos días han sido muy intensos, más de 12 horas de conferencias, más de 70 ponencias en total, prácticamente el 80% del contenido en ingles, con conferencistas de Arabia Saudita, España, India, Palestina, Holanda, Argentina, Corea del norte, Sudán, USA, México! etc…

En este contexto sólo veo oportunidad en Perú, tenemos la oportunidad histórica de generar un cambio, hoy muchos peruanos están haciendo cosas maravillosas, que puedan inspirar a otr@s a actuar, a dejar de quejarse, a dejar de pensar q el Estado es quien debe de resolver todo, y/o creer que desde Twitter uno aporta con un tuit indignado, cuando sigues tomando el taxi en cualquier parte de la calle o tirando el pucho al piso, o simplemente cepillándote los dientes mientras el caño esta abierto y el agua corre durante minutos.

Es tiempo de actuar pero en cada uno de nosotros, de identificar nuestras ideas peligrosas, que generen cambio, que rompan con lo establecido, en los próximos post iré subiendo mis experiencias con cada uno de los conferencistas, desde ese niño de 13 años q perdió a un tío con cáncer de páncreas y se cuestionó por qué no se le detectó antes la enfermedad y así empezó a googlear e investigar hasta llegar a una alternativa que pasa del 2% al 100% de probabilidad de detección temprana de este tipo de cáncer, hasta cómo a una familia le cambió la vida al momento que su bebe recién nacido tuvo una lesión cerebral que le inmovilizo el lado izquierdo del cuerpo y en lugar de preguntarse y lamentarse por qué a ellos vieron como transformar su experiencia y ver como una oportunidad de vida lo que a Mario le había sucedido.

Yo ya empecé a actuar porque ya tengo mi(s) idea(s) peligrosa(s), tú qué vas a hacer? Cuál es tu idea peligrosa? Entendiendo que el cambio está en ti! Déjame tus comentarios por favor 🙂

Anuncios